Pequeños imprescindibles




El hecho de hablar de valor no nos hace valientes; ni comprarnos unas zapatillas de esparto nos hace humildes; hablar de sinceridad no nos hace sinceros; ni hablar de espiritualidad nos hace “espirituales”; el deseo de ayudar, pocas veces ayuda verdaderamente...

Pienso que poco de lo que decimos, poco de lo que opinamos, habla de lo que verdaderamente somos; pero lo que transmitimos en la invisibilidad, aquello que todos sentimos y que todos perciben, aunque muchos no lo sepan: los trabajos secretos del corazón, los del sol, los del árbol... los que no esperan ser considerados valientes, o humildes, o espirituales y caritativos... los actos de la entrega interior, los desprendimientos del alma, el desvanecimiento de las estructuras falsas del pensamiento... esos trabajos, simples y sencillos, de los que no se puede hablar en un lugar cualquiera, parecen ser las verdaderas revoluciones.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Confianza Ciega

Realidad Negada

Una IN-UTIL en la profesión