Entradas

Mostrando entradas de abril, 2014

¿Me la debes?

Imagen
Si crees que otro tiene que cambiar, que tiene que hacer o dejar de hacer para que tú tengas lo que "mereces", para que seas feliz, para que estés tranquilo/a... si crees que alguien "te lo debe", que está obligado a cualquier pretensión tuya, que lo que hace "está bien", o "está mal" según "tú", entonces, observa el esfuerzo y el dolor que tu pensamiento hace para mantener esta creencia; observa que no es más que un impulso de dominar a los demás, y ese impulso perderá su fuerza.
Nota: si estás pensando que la foto no tiene nada que ver con el texto, estás en lo cierto. (Aunque podríamos decir que la nacionalidad, por si aún no te has dado cuenta, al igual que la sociedad, es solo una idea... )

La Comparación: la llama que enciende la división

Imagen
Pocos ingredientes conocemos que sean tan efectivos como la comparación a la hora de dividir relaciones, hacer fracasar empresas, amistades... etc.

Tan identificados estamos con ella, que lo hacemos de forma automática, y convencidos de que es algo “natural”. Entonces, en nuestras relaciones personales, utilizamos de forma habitual el: “yo te doy, pero tú no me das”, “yo hago, pero tú no haces”, “yo te doy todo mi amor, y tú no me correspondes en la misma medida”, o la mejor de todas “¡con lo que me sacrifico yo por ti!”... y otras tantas que utilizamos de forma inconsciente, convencidos de tener la razón. En definitiva, esperamos que los otros hagan lo que nosotros queremos. Una sutil forma de dominación que comienza en el pensamiento.

Un magnífico primer paso es detectar estos pensamientos como “intrusos”, pensamientos que nos mantienen en una situación de dolor, de víctima. Son pensamientos densos, tienen una carga pesada, oscura. Y lo más importante de todo: lo único que consigo ma…

Para los que todavía no se hacen al ebook...

Imagen
Nos ha llegado ya el primero, como un pan recién hecho. Bonito trabajo de la editorial, y preciosa portada de José Mataloni. Luminoso por los cuatro costados. Para los que preferís la versión impresa, aquí está disponible a través de este enlace: http://www.bubok.es/libros/232757/El-Espiritu-Economico

Las expectativas

Imagen
Las expectativas son otro de los diques que interrumpen el flujo económico. Las expectativas son la cara negativa de la pila que conforman con las preocupaciones, y la cual se lleva nuestra energía.

Es lo mismo que esté preocupado por lo que pueda pasar, a que esté otorgando todo mi pensamiento a una expectativa supuestamente “positiva” de lo que quiero que ocurra.

Observar las expectativas y las preocupaciones, detectarlas, es el primer paso para, después comprobar que simplemente son imágenes, imágenes que focalizan la energía de nuestras proyecciones, impidiendo así que las infinitas posibilidades restantes aparezcan en nuestra vida.

¿Qué sucede cuando el pensamiento se queda libre de “futuro”? ¿Qué pasa cuando se queda libre tanto de expectativas como de preocupaciones?

Colaborar en el "Nuevo Paradigma"

Colaborar es un tema realmente importante que en estos tiempos se está manifestando con mucha potencia. Nos hemos pasado miles de años viviendo en la competencia, convencidos de la veracidad de "la ley del más fuerte". Sin embargo, en los últimos tiempos está viniendo una nueva "idea" que duda de la necesidad de la competencia. Tanto en los estudios de Biología más revolucionarios, como en otros campos de la ciencia, encontramos descubrimientos asombrosos al respecto. 
Es más, si, como viene anticipando la Física Cuántica, la realidad que vemos depende totalmente de nuestras proyecciones, de nuestras creencias y nuestra observación, en realidad, si queremos elegir una vida de competencia, vamos a encontrarnos con aquella realidad; pero si elegimos vivir una vida de colaboración, también nos la vamos a encontrar. Todos tienen razón.
La cuestión que continúa más allá sería entonces: ¿existe una forma natural, previa y esencial de relacionarse los seres humanos en el pl…

Libro: El Espíritu Económico (la crisis está en uno mismo)

Imagen
Este libro está especialmente dirigido a personas que sienten un profundo deseo de cambio interior, que sus vidas necesitan "algo", que sus trabajos no se corresponden con el verdadero e intenso palpitar del interior de su corazón, o que sienten que sus miedos económicos están impidiendo que hagan aquello que verdaderamente quieren hacer con sus vidas, y para ello están dispuestas a hacer un trabajo interno y un cambio en la estructura del pensamiento, de las creencias. 
Si buscas hacerte rico, éste no es tu libro; pero si buscas la libertad interior, quizás llegue a transformarte. http://www.unkido.com/apps/webstore/products/show/4820386

Libertad interior: bandera de todos

Imagen
Últimamente parece haber una ola de “dogmas” vestidos de libertad espiritual, que continúan en el mismo antiguo paradigma del que venimos y, en apariencia, queremos abandonar. Para ser verdaderamente espiritual o “evolucionado”, “tengo que” llevarme “bien” con todo el mundo, tengo que tener un rostro de constante paz y alegría, tengo que hablar despacio y amorosamente, tengo que mostrar mi perfección ante los demás, no tengo que comer carne, no tengo que fumar... y un largo etcétera de requisitos para tener un comportamiento adecuado. Curiosamente, cuando adquiero esta postura artificial, entonces miro “un poquito por encima del hombro” a los que odian, a los que juzgan, a los que se llevan mal, a los que compiten... y les pido que cambien, y les insto a que sean “mejores personas”, que se vengan al lado de la luz, que no juzguen a nadie... sin ver que yo mismo los estoy juzgando a ellos aunque, por supuesto, me digo que no es así, que yo no hago esas cosas. Esto incluye, por supuesto…

Necesitamos seres libres

Imagen
Hoy me digo: "Hazte un favor, y libera al mundo de tus “bondades”; el mundo no necesita más santos, necesita más seres libres"

Libertad interior

Imagen
Buscar la libertad interior es la única recompensa que uno puede esperar exitosamente de la vida.

El camino de la Gracia

Imagen
En la primera escena de la película "El árbol de la vida", encontramos una maravillosa lección sobre los dos caminos que nos muestra la vida: el camino del instinto, y el camino de la Gracia. 
El otro día, caminando por un jardín, nos encontramos una fila de orugas procesionarias. Iban una detrás de la otra, siguiendo los pelitos de la anterior. Entonces, cuando la primera se detiene, el resto de las que la siguen se amontonan. Mientras observaba el movimiento encontré la gran similitud que tenemos los seres humanos con este comportamiento. Si miramos en la sociedad, vemos que, si utilizamos nuestra "mente instintiva", nuestra "mente de oruga", vamos a ser seguidores de una líder, alguien que, si se pierde, si se para, como está sucediendo hoy en día con quienes nos gobiernan, entonces la sociedad queda sumida en un nudo del que no sabe salir. 
Entonces pensé: ¿cómo no se dan cuenta las orugas de que tienen todo el campo para ellas? solo tienen que dejar de…