De cómo fingir que uno está cerca de estar iluminado o fingir ser convergente, que viene a ser lo mismo.

De cómo fingir que uno está cerca de estar iluminado o fingir ser convergente, que viene a ser lo mismo.
Uno no va a parecer iluminado ni convergente si:
-Critica a los gobiernos y sistemas económicos.
-Se enfada o protesta.
-No habla de paz y de amor.
-Publica fotos de animales asesinados.
-Se enzarza en peleas por el Facebook.
-Se la pasa en las Redes Sociales.
-Come fuet y chorizo para el almuerzo.
-Dice cosas contrarias al líder oficialmente iluminado.
Los sistemas de comportamiento siguen siendo sistemas, por muy maquillados que estén de pseudoconvergencia o pseudoiluminación. La persona despierta no es un conjunto de comportamientos establecidos, sino todo lo contrario, es una expresión natural de su esencia en el instante presente.

Es muy probable que la persona despierta no haga la mayoría de las cosas que hemos puesto en la lista, ciertamente, pero lo que sí es seguro es que ha pasado por permitírselas, éstas u otras, da lo mismo, en fin, permitirse sus propios errores.

La paradoja, como siempre, es que si hago esto estoy un cacho perdido, pero si no me permito la verdad de observarme en esa pérdida, no me voy a encontrar nunca.
¿Cómo saber si estoy fingiendo un comportamiento convergente, o lo estoy realmente? Muy sencillo, si el miedo al ridículo, al conflicto, a ser atrapado en el error siguen latentes,  si dejo de hacer o decir cosas porque no van a parecer dentro del sistema de actitudes permitidas, si estoy juzgando a las personas que veo transitando aquellos errores, o me autoengaño y digo cosas como: “no, no lo estoy juzgando, cada uno transita su camino, allá cada cual, va sin carga, no es por criticar...etc.”, entonces hay un observador que finge un comportamiento convergente. Es muy común, es normal, no eres culpable de nada. Solo eres responsable de alimentarlo, como si fuera un Tamagochi, o bien puedes encontrarlo, sentir la vergüenza y el ridículo que el observador trata de tapar, permitirte tus propios errores, VER cómo juzgas la distorsión ajena y liberarte de las cadenas de uno de los sistemas de comportamiento más sibilinos de este proceso.
Cuando decimos que el Ser Original es inclusivo, es que es inclusivo; no es inclusivo con pena: “pobres, están transitando un error, ya despertarán”; no es inclusivo con exclusiones: “todos somos uno, menos tú”; no es inclusivo por condescendencia: “el otro está transitando un error y yo le tiendo la mano”. Sencillamente es inclusivo y punto. O ves al otro dentro, o lo ves fuera y lo quieres incluir, y haces un esfuerzo con tu observación para tratar de incluirlo. Si lo veo fuera, tendré observadores que lo están juzgando, o que lo están compadeciendo...etc. Ellos son la diana en la cual poner mi flecha de observación, es decir, MI PROPIA DISTORSIÓN. Después si, de forma espontánea, puedo observar la inclusión. No antes.
Fragmentos de "Honestidad Bruta"
http://www.unkido.com/apps/webstore/products/show/6123420

Comentarios

Entradas populares