"DE CÓMO PASAR DE SER UN MAESTRILLO, CONSEJERO ESPIRITUAL O LORO DE REPETICIÓN DE OTROS MAESTROS (Que viene a ser lo mismo) A SER UN APRENDIZ TRANSFORMADOR LA MAR DE CONTENTO"

"DE CÓMO PASAR DE SER UN MAESTRILLO, CONSEJERO ESPIRITUAL O LORO DE REPETICIÓN DE OTROS MAESTROS (Que viene a ser lo mismo) A SER UN APRENDIZ TRANSFORMADOR LA MAR DE CONTENTO"
Pues así, muy fácil, con disposición a ello. ¿Que mi amigo/paciente/cliente viene a contarme que se siente una mierda, que no vale para nada, que cualquiera es más que él...etc.?
*Si lo primero que se te pasa por la cabeza es decirle lo mucho que vale, OBSÉRVATE y espera un cacho.
*Si lo segundo que se te pasa por la cabeza es contarle que todo es parte de su proyección, que él es el Ser Original expresándose en lo más pequeño de lo concreto y que no tiene que preocuparse de nada, OBSÉRVATE y espera un cacho.
*Si lo tercero que se te pasa por la cabeza es poner cara de maestro tierno y compasivo y mirarle con ojillos de Amor Incondicional, en silencio porque tú sí le entiendes y le amas, OBSÉRVATE y espera un cacho (quizás un cacho más en esta instancia, por eso de que cuando estamos más cerca de la imitación de lo original es donde más peligro tenemos).
Llegados a este punto, si has estado tan atento a descartar todas tus máscaras en la conversación, entonces: “¿A tu amigo quién le escuchó?” Pues eso, que lo primero de lo primero es escuchar a tu amigo, y que es perfectamente compatible escucharlo con autobservarte. Es más, cuando empiezas a observar el ruido de tu cabeza mientras otro habla, el ruido cada vez se hace menos ruido y tu cabeza queda más silenciosa y disponible para escuchar al otro.
Las acciones que surgen para con tu amigo después de este vaciado mental propio, serán las más genuinas y honestas que hayas tenido alguna vez con él, y más aún, lo que en lo invisible se mueve en una conversación así, es infinitamente más extraordinario que los actos y las palabras.
Por eso, cuando tenemos delante alguien que consideramos que lleva una “vida común”, ajena a todos nuestros intereses de transformación, antes de verlo desde la perspectiva de Maestrillo, de apóstol con la misión de mostrar esta VERDAD al mundo, de tratar de meterle a calzador tus ideas convergentes, mejor tómalo como que eres un Aprendiz ante esa persona a la cual te va a ser absolutamente imposible decirle algo que ella entienda en tu lenguaje, no porque tenga menos entendimiento, sino porque no le interesa aún un carajo. Así que, deja de hacer el ridículo enseñando, y aprende de aquel de quién jamás te esperas que tuviera algo que enseñar.
Y sobre todo, date cuenta de que no eres culpable de creerte un maestrillo, no te juzgues, más bien míralo con cariño y ternura, ríete de él si puedes, porque en cierto punto, todos llevamos un maestrillo dentro al que observar, que tiene la pasión necesaria y el ímpetu para ponerse a buscar y buscar con ansias espirituales todo lo que siempre tuvo delante. Es el hacedor del viaje.
La "mariposica", como le dice al alma Teresa de Jesús y como a mí me gusta llamarle tiernamente a mi maestrilla interna, solo tiene sed de libertad."
Fragmentos del libro "Honestidad Bruta", de Laura Fernández Campillo
http://www.unkido.com/apps/webstore/products/show/6123420 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Confianza Ciega

Realidad Negada

Una IN-UTIL en la profesión