Sin moldes

Ahora sé que lo mejor que me ha pasado en la vida es no encajar en ningún lugar, en ningún grupo, en ninguna ideología. Pasé mucho tiempo esforzándome por ser como no era, por adaptarme, por hacerme cuadrado siendo un círculo. Creo que, en lo más profundo, nadie es capaz de adaptarse a lo que no es; solo hacemos esfuerzos inmensos para intentar estar cómodos en lo que creemos que es “correcto”. Tarde o temprano se necesita soltar incluso los ideales más "sagrados". Definitivamente, no existen moldes para lo que es infinito.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Confianza Ciega

Realidad Negada

Una IN-UTIL en la profesión