Ir al contenido principal

La propiedad y la expansión de los límites


Cuando entramos en el nivel vincular, tarde o temprano nos aparecen conflictos por ausencia o por exceso de "normas". Al no haber una dirección, lo que aparentemente es muy "libre", muestra sus carencias, y al haber un exceso de mandato, lo que aparentemente es muy ordenado, reconoce sus límites ante algo que lo trasciende. Los conflictos de convivencia nos van a mostrar cómo están construidos los límites "legales" de cada uno de los intervinientes. La comunicación lineal en la vida concreta, va a requerir de normas, y vamos a poder conocer en profundidad qué es lo que hay detrás de las mismas, qué les mueve, y permitir una refuncionalización de los cauces que generan. 

La Ley y las reglas con las que manejo mi vida concreta, según veo ahora, serían una serie de parámetros, de medidas, de límites que están marcándome por dónde ir, qué dirección tomar. Cada persona, por su educación, por su familia, por su entorno... etc, tiene unos u otros marcadores que van generando sus propias reglas, su propia ley. Tenemos una percepción acerca de la ley misma, de las reglas, de forma que algunos las toman en forma impositiva, y otros buscan alejarse todo lo posible de las mismas.

Según voy viendo en este momento, no es lo mismo la imposición o el mandato, que la regla, pero si las tenemos “pegadas”, y tenemos el concepto de que la regla es un mandato, es probable que necesitemos desprendernos de las reglas para no sentir los mandatos, que no es otra cosa que una lógica basada en “premio-castigo” con la que he de cumplir, o transgredir.

Las reglas, desde una perspectiva neutra, yo las veo como un camino que toma una dirección. La cuestión es “quién” pone y bajo qué parámetros, esa dirección.

Cuando las reglas son un mandato, o cuando las reglas simplemente están indicando una dirección, tenemos situaciones muy distintas. La imagen que se ha construido con muchas reglas asociadas a mandato, puede que busque desesperadamente deshacerse de ellas, porque asocia libertad a no tener reglas, puede encontrar en ellas un enemigo, de modo que la persona puede quedar sin dirección en el ámbito concreto.

Cuando las reglas están referenciadas a una imagen con la que tengo que cumplir, a una moralidad, a un “premio-castigo”, tenemos una situación muy distinta a la que surge cuando ponemos reglas en coherencia a la posibilidad que queremos desarrollar.

Nuestra “ley” toma una referencia que tiene el permiso de soltar los valores que la constituyeron, y se reconstruye bajo parámetros que no están esperando cumplir con las expectativas generadas por aquellos valores.

Cuando voy asumiendo la propiedad de lo que me producen los límites que hacen saltar las “reglas” a las que “tengo que” someterme en la vida concreta, entonces estos parámetros pueden expandirse, reformularse. 


Puedo percibir la norma como algo externo y otorgar la responsabilidad de lo que la norma me produce, a lo que tomo como creador de la misma; pero también existe la posibilidad de abrirse a percibir internamente el límite, asumir la propiedad de aquel sentir y aquella lógica que construye lo que siento que la norma me limita, y en aquel asumir, permitir la expansión del paradigma que los conforma, y trascender aquel límite, en disponibilidad a recibir un paradigma más amplio que viene a trascender al anterior.

Así pasamos del “me limitas”, al “me apuntas al lugar en el que me estoy limitando”. El “sistema” va dejando, poco a poco, de ser un enemigo, si lo tomamos como aquello que nos marca dónde tenemos instalados nuestros límites, y permitimos que algo que trasciende a ese sistema, los expanda. 


Nuevas preguntas activan este proceso de encuentro con las lógicas que están sosteniendo nuestra "legalidad" como individuos particulares. ¿Qué lógica sostiene mi ley? ¿En qué forma se expande? Se va a producir entonces, un proceso inverso al que estamos acostumbrados: la ley externa me genera los límites y es la causa de la incomodidad que siento. Ya sea la ley con la que me educaron mis padres, el colegio...etc.. ¿Y si pasamos a la inversa? Es decir, la vida me va a señalar dónde tengo límites "legales" internos, y me permite, al generarme una fricción, que la lógica de mis leyes pueda expandirse. La lógica legal del receptor, desde dentro, puede entrar en un proceso de refundación. 

Las situaciones de la vida me van a recordar cómo tengo construido mi "sistema legal" interno. 

Ampliaremos el foco en este tema en el próximo grupo de trabajo:
http://www.unkido.com/grupos-de-trabajo 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Los peligros en el sistema económico

Es impresionante a veces lo que nos aleja de la evidencia, el tratar de sostener nuestros argumentos. Sostener la veracidad de los modelos lógicos que utilizamos, sostener nuestras razones, porque sostienen, a su vez, estructuras económicas con las que las personas sobreviven.

Hoy leía esta noticia en la que se relaciona a la psicosis y la esquizofrenia con el consumo del cannabis. http://www.elcorreo.com/sociedad/mitad-jovenes-psicosis-20180324222948-nt.html?edtn=bizkaia Es decir, al “medio” que se utiliza para tratar de calmar un vacío, de sustituir un faltante, se le considera la causa del síntoma. No solemos ir a lo profundo de ese vacío, de ese faltante, como causa primaria del consumo de ese cannabis, sino que externalizamos los daños, porque es realmente conveniente para generar todo tipo de proyectos en los que se vende la curación de la adicción, lo que no hace más que abrir otras adicciones sustitutas. Adicto a los programas de salir de la adicción.

Con la enfermedad físic…

Ri-que-za

Lo importante no es lo material, es el amor”... hermoso ¿no? o pasteloso, dependiendo de quien lo mire. Tenemos infinidad de frases que, si bien apuntan a algo sólido, si no tenemos la base real de aquello a donde apuntan, se convierten en una contradicción en el ser humano, que, si bien parece creer en ellas, no se corresponde la coherencia con su realidad.

El acceso a tener conciencia de los parámetros lógicos que conforman el espacio-tiempo es algo completamente diferente, porque nos ofrece bases sólidas para reconocer que la Riqueza (101) es, efectivamente, el acceso a esta conciencia espacio-temporal, y no los elementos materiales que tengo en el contexto. No es un convencimiento, no se precisa “creer” en ello para “crear”. Quien resuena y tiene esta disponibilidad, va a encontrar un Interés profundo, apabullante, por este tipo de invitación a descubrir lo que hay detrás de la construcción de su vida, del espacio-tiempo, aunque no entienda muchas cosas. Abrirse al futuro implica…

Poker Face

Poker Face
Carita de Poker...

“Memorias de cuando Me moría de Ri-sa”


La importancia del tema del “intermediario represor” que busca cambiar de lógica por NEGACIÓN de la lógica de pasado, es un tema que en estos momentos me fascina y quiero ir compartiendo... puede que sea un libro... ya se verá...
Comencemos con un ejemplo: mi hermana mayor siempre contaba una anécdota del cole.  Al finalizar una clase de gimnasia, encontraron en los vestuarios unas zapatillas de deporte que alguna niña se había, al parecer, dejado olvidadas. Entre ella y otras amigas, se quedaron un buen rato partiéndose el culo (traducción: mucha mucha risa) de la despistada que se había dejado las zapatillas en el medio de los vestuarios. Cuando mi hermana llegó a casa mi madre le preguntó: “¿Y tus zapatillas?”... y como diría Lady Gaga, mi hermana se quedó “poker face”, con carita de poker y una anécdota que contar, con la que nos reíamos una y otra vez.
Esto me da pie a poder mirar con ternurilla a ese figurín que s…