Ir al contenido principal

El conflicto

Fragmentos del libro "Los Fotogramas Invisibles: La Observación y la Economía en Convergencia"

"Curiosamente, cuando estamos cargados de valores morales artificiales, puede pasar una cosa muy interesante. A veces rechazamos la violencia de forma moral. ¿Qué quiere decir esto?  Que si yo digo: “rechazo la violencia”, tengo que mirar desde qué lugar lo estoy diciendo. ¿Tengo miedo a la violencia? ¿Tengo miedo al conflicto? Porque entonces, es posible que esté “rechazando” la violencia, de modo que así la alimento.

A veces, cuando internamente tenemos un personaje moral que parte de esta premisa, nos encontramos que la vida nos pone en conflicto una y otra vez, en situaciones violentas. Entonces, ese mismo personaje moral juzga al otro: “eres muy violento”, pero no ve que la raíz del conflicto es su propio rechazo a la violencia por el miedo que le produce.

Lo más paradójico de todo es que, cuando aceptamos ese miedo a la violencia, el conflicto se desmantela por sí mismo y nos produce una visión mucho más amplia, que nos hace comprender al otro, nos permite ver qué experiencia está transitando la otra persona y, por tanto, integrarla, amarla.
Sin embargo, si tratamos de “amar a nuestro enemigo” desde la carga moral, eso resulta un esfuerzo inútil, pues es parte de un autoengaño.

En cuestiones cotidianas esto pasa también con el diálogo. Por ejemplo, admiro mucho a una persona o la necesito mucho, tengo un fuerte apego, entonces voy a estar huyendo del conflicto con él/ella para que esa persona no se enfade conmigo. Lo que tengo, en realidad, es un miedo a que el otro se enoje, a que me vea como una “mala persona”, a que piense que lo he hecho mal, que soy tonto... Puede ser entonces que la vida te ponga en esa situación repetitiva hasta que puedas ver el miedo que tienes al hablar con el otro, tratando en todo momento de huir del conflicto, tratando de esconder a ese personaje que se siente culpable, o estúpido. Entonces, si sabemos aprovechar esa situación, el mismo conflicto que nos producía tanto sufrimiento, se convierte en una excelente ocasión para desmantelar y aceptar ese miedo, para aceptar esos personajes que siempre hemos tratado de esconder. Si nos ponemos delante del miedo, sin huir de él, lo aceptamos, lo observamos con el ánimo de un descubrimiento, de saber qué es, simplemente de observarlo, entonces, la situación empieza a ser aceptada, y así se va desmantelando la carga que era la generadora del conflicto.

Observar a ese personaje interior que se siente culpable o tonto, o mala persona, o errado, desde un espacio de neutralidad, sin tratar de eliminarlo, es una aceptación inmediata del mismo. En el momento en el que acepto esas “taras” de mí mismo, estoy integrando automáticamente a aquel a quien antes excluía y juzgaba por temor a su reacción hacia mí, y lo mejor de todo, es que eso sucede sin ningún tipo de esfuerzo, solo por mi decisión de observar el miedo."

Comentarios

Entradas populares de este blog

52

Día 9-9-2017
252, -113

Tras el terremoto en México (52) y con los huracanes en activo por las costas de EEUU (1) y las islas del Caribe (Cuba 53...etc), y supongo, huracanes y terremotos internos en cada uno de nosotros, me doy cuenta de la importancia de este movimiento de torsión (8,1-8,4) en el 52.

Hemos estado viendo estos días muy intensamente, la importancia de asumir y ad-mutar, tomar en propiedad mis sentires, que me hace percibir el inconsciente del circuito, la lógica que hay detrás de cómo están codificados mis circuitos. Esta toma de propiedad, en algún momento, la Tierra la tomó y ahora estamos viendo cómo es que lo hizo.

De una autonegación que nos lleva a poner toda la culpa fuera, o a cargarla internamente sin posibilidad de mutación, a un asumir el circuito para poder tomar conciencia y gestión de él, lo cual da la ad-mutación de la culpa y su funcionalización. Aprender a colaborar, a relacionarnos linealmente entre unos y otros, a través de tomar conciencia de la …

De cómo la negación tapa lo que debe ser visto

"Ya sabemos todos que el dinero es solo un medio y no un fin en sí mismo. Sin embargo, para el programa de supervivencia el dinero se convierte en un fin en sí mismo. De modo que si no vemos esto, estamos viviendo en la incoherencia de que, conscientemente nos decimos que el dinero es solo un medio, pero nuestro inconsciente, movido por el programa de supervivencia funciona sintiendo y viviendo la “realidad” de que conseguir dinero es su fin.

Esta incoherencia se produce porque los programas quieren imitar al original, y como desde la perspectiva del original, el dinero es simplemente un medio, el programa va a hacer como que no le importa el dinero, sin embargo, está tapando el mecanismo real por el que nos manejamos.

Todo el tiempo que el autoengaño está activo, es tiempo que tardamos en mutar algo que debe ser transformado, y es tiempo de mantenernos en el sufrimiento.

VER lo que está en las capas inconscientes solo se produce con un ejercicio de sinceridad con el programa. Si…

Los peligros en el sistema económico

Es impresionante a veces lo que nos aleja de la evidencia, el tratar de sostener nuestros argumentos. Sostener la veracidad de los modelos lógicos que utilizamos, sostener nuestras razones, porque sostienen, a su vez, estructuras económicas con las que las personas sobreviven.

Hoy leía esta noticia en la que se relaciona a la psicosis y la esquizofrenia con el consumo del cannabis. http://www.elcorreo.com/sociedad/mitad-jovenes-psicosis-20180324222948-nt.html?edtn=bizkaia Es decir, al “medio” que se utiliza para tratar de calmar un vacío, de sustituir un faltante, se le considera la causa del síntoma. No solemos ir a lo profundo de ese vacío, de ese faltante, como causa primaria del consumo de ese cannabis, sino que externalizamos los daños, porque es realmente conveniente para generar todo tipo de proyectos en los que se vende la curación de la adicción, lo que no hace más que abrir otras adicciones sustitutas. Adicto a los programas de salir de la adicción.

Con la enfermedad físic…