Raíces





He leído este titular en El País," El PP se enroca: “Hemos hecho todo lo que podíamos” contra la corrupción"... y prometo que he tenido que mirar el link de la página en la que estaba, a ver si no era El Mundo Today, el cual leo con mucha más frecuencia que el primero. Pero no, en este caso, el titular es "en serio".

Entonces me he dado cuenta de algo: efectivamente "no pueden" hacer más, porque cuando estamos enfrascados en unos límites mentales tan estrictos, la mente, verdaderamente, no da para más. Las "ideas" que surgen como soluciones, son del nivel de las que presenta Esperanza Aguirre, pues lo que no se consigue con inteligencia, lo tenemos que imponer con "mano dura".

Todas las soluciones que aparecen cuando utilizamos una mente mediocre y limitada, son las que, a la desesperada, tratan de atrapar al "culpable" y limpiar la zona de alrededor de los efectos adversos que ha causado. Vamos, como lo que la medicina hace con la quimioterapia: ir a matar a la célula tumoral, en lugar de ver de dónde viene el origen del tumor, y acceder a él para resolver el problema.



Así que, también puede uno ver que en todos los ámbitos de la vida hacemos lo mismo: tratamos de atajar la enfermedad del árbol, cortando las ramas. A poca gente se le ocurre ir más profundo.

Si vamos buscando la raíz, nos iremos encontrando con varios puntos. 

 *Primero puedo decir: “tenemos que elegir bien a los representantes”, 
 * Vamos más atrás y me digo: "sí, pero ¿con qué criterio los elijo?" necesito, por tanto, una educación de calidad para que se enseñe a la población, desde niños, a pensar por sí mismos, a tener un criterio libre, a conocer su entorno. Entonces tendremos que ir a trabajar en el sistema educativo.   
 *Vamos allí y cuando intentamos cambiarlo, hacemos lo mismo: “cambiar los contenidos”, o sea, que seguimos trabajando en las ramas. De modo que es necesario ir más atrás... más profundo.

La raíz, en mi opinión, está la propia mente del hombre, en cómo nos movemos a través de mentes completamente dirigidas por el entorno y las emociones, por lo que nos han enseñado y lo que hemos heredado, y nos creemos libres mientras vivimos completamente atados a las cadenas invisibles del temor.

Las mentes que hoy dirigen este país y casi todos los países, salvo honorables excepciones, están limitadas por una meta muy básica: alcanzar el poder, cumplir un objetivo, mostrarse en lo alto de la cumbre ante los demás, lo cual hace que la persona que está atada a este deseo, sea un esclavo del mismo. De modo que nos gobiernan esclavos, esclavos del poder y, por tanto, somos gobernados por el poder mismo. Estamos justamente invertidos. En lugar de “yo tengo poder”, los gobiernos de los países nos muestran “el poder me tiene a mí”... Pero si seguimos yendo en nuestro viaje a las raíces, podremos ver que “yo pienso”, también está invertido, porque lo que sucede en nuestras mentes es: “el pensamiento me tiene a mí”. De modo que, mientras nos sigamos sintiendo muy libres, al tiempo que somos esclavos, seguiremos metidos en la trampa del conejo.

Por eso, VER, ver la realidad de mi situación, es lo mejor que le puede pasar a un ser humano. “La verdad os hará libres”, no me canso de repetirme esta frase, porque compruebo a cada segundo que, cuando observo de frente aquello de lo que antes pasaba con el auto a toda velocidad, aquello que tanto temor me producía, ahora me ofrece más y más libertad. 


Así, el político "no corrupto" de hoy en día, en lugar de mirarse a sí mismo, intenta cambiar todo lo que tiene alrededor, convencido de estar haciendo lo correcto, ignorando completamente sus propias carencias y sus propias cadenas. Así que, su mente condicionada por todo aquello, trata de buscar soluciones. Y como ya sabemos, conocemos los resultados. Justamente ayer vi un documental magnífico sobre cómo el cannabis produce un efecto en las células tumorales, que hace que éstas "se suiciden", es decir, que genera la forma más limpia y eficaz para estas células, pues ellas solas se reciclan, se dividen y son consumidas por el organismo como "combustible". 

Me imagino lo que sería si la sociedad funcionase de forma tan inteligente como lo hace la biología, y los individuos que están ostentando el poder con mediocridad estuvieran programados biológicamente para el suicidio político, comprendiendo claramente que son más perjudiciales que beneficiosos para el organismo. 

Por todo ello, si fijándonos en la inteligencia natural que todo lo habita a nuestro alrededor, contemplamos los mecanismos y los beneficios de la misma, en mi opinión, lo más adecuado que puede hacer una persona es descubrir, dentro de sí, esa mente no condicionada al juego de las estructuras, y comenzar a utilizarla. Pero claro, ésta es una transformación que pasa por una sinceridad tan grande con uno mismo, que nos haga reconocer todo aquello de lo que venimos huyendo toda la vida. 

Una vez más... "la verdad os hará libres".


Comentarios

Entradas populares