El Castigo

Cuando plantas una lechuga, si no sale bien, ¿castigas o culpas tú a la lechuga? No. En cambio, haces preguntas y tratas de entender por qué no está creciendo bien. Tal vez necesite más sol o menos sol, minerales, un abono diferente, o más agua. ¿Por qué habrías de culpar a la lechuga? Aún así, cuando tenemos un problema con nuestros amigos, o con la familia, o con la gente en general, ¿acaso no culpamos casi siempre a la otra persona? En cambio, si nos centráramos en ayudarlos, crecerían bien como la lechuga. Culpar, castigar, intentar persuadir usando la razón y los argumentos, nada de esto funciona. Pero la comprensión sí, funciona.” Thich Nhat Han






Comentarios

Entradas populares de este blog

52

Una IN-UTIL en la profesión

Desarrollo Lógico 2 : El MA-PA inconsciente de la Economía Particular