LOS VALORES: UN LINDO COLLAR PARA TIGRES CONVERTIDOS EN OVEJAS

Los VALORES (23 1 12 16 19 5 20=96, Lupa= 116,16) son aún un campo demasiado importante y poco explorado en su distorsión por el desdoblado, que tímidamente empieza a asomarse al movimiento energético (6) que le impulsa (1) a comportarse bajo su condición.

La lealtad, la colaboración (tú me das algo y yo te doy a ti algo a cambio), respetar la palabra que uno dio, a pesar de que esa palabra esté en incoherencia; el honor; el orgullo patrio; la honestidad; la compasión; la generosidad; la solidaridad... etc., bajo el paradigma de los programas mentales, están siendo utilizados en distorsión. No es sencillo ver en uno mismo cómo estos valores, que han sido las grandes bases en las que se nos ha educado, y que se ondean al viento como SOLUCIONES a los problemas del mundo, distorsionan nuestra vida y la de los demás.

Para el cuarto plano en divergencia, la sociedad necesita que TODOS nosotros nos controlemos los instintos a través de los VALORES. Pero lo que no ve este cuarto plano es que estos valores son una reacción instintiva más, en este caso, una reacción evolutiva que pretende protegernos a nosotros mismos de nuestros propios instintos primarios. Es el propio instinto creyendo que puede controlarse a sí mismo, disfrazado de racionaridad y moralidad.

De este modo, cuando obedecemos a los VALORES, todos acabamos comportándonos de la misma forma, siguiendo unas normas sobre cómo ser una buena esposa/o, una buena madre o padre, un buen hijo, un buen alumno, o un buen individuo convergente... etc.

Comportarnos a través de estos valores desde una identidad energética, nos deja precisamente sin VITALIDAD, sin ESPONTANEIDAD, sin ENERGÍA. Pues las normas que mi mente desarrolla pasan a ser más importantes que el movimiento espontáneo del momento presente.

Y cuando alguien me dice que puedo vivir sin creencias o normas morales de comportamiento, mi mente automáticamente confunde eso con la anarquía, con la inmoralidad.

Confundo el MOVIMIENTO ESPONTÁNEO del Momento Presente, con la Reacción del Instinto a la cual califiqué de animal y negativa, por tanto, otra reacción evolutiva (LOS VALORES) trata de tapar o controlar la “animal y negativa”.

Tenemos tan incorporados a nuestra vida estos Valores, que nos resulta muy difícil detectarlos como distorsión. Para ello se necesita una calibración ultrafina de observación que solo posee el observador original y que se incorpora en uno a medida que ofrezco mi disponibilidad para observar mis propias distorsiones y aceptarme en situaciones de ridículo, de error, de verme hecho un estúpido ante los demás, quizás cruel... etc., es decir, lo que venimos llamando, EL TONTO. (21 16 14 21 16). EL TONTO te muestra el diseño por el que el desdoblado (1) va dirigido por la energía (6), entre otras cosas, por los Valores, como ya hemos visto que nos informa su lupa (116,16).

Las personas honorables son muy bien vistas ante la sociedad, pero no son más que marionetas dirigidas por una energía con una lógica en distorsión. Puedo seguir siendo alguien muy confiable, muy servicial, muy atento, muy leal, muy honorable y colaborador, puedo seguir tratando de que los demás me vean como alguien implicado, convergente, perfecto...etc, o puedo elegir la disponibilidad de observar toda la lógica distorsionada de mis instintos (57) que mis programas de valores decidieron controlar y tapar a base de normas.

La energía en punto cero 6.0, permite al desdoblado (1), salir de la condición (91) de verse actuando por las normas de los valores energéticos.

¿Seré un amoral si no me comporto según las normas? Se pregunta el pequeño desdoblado con temor. Y lo que le asusta es que quizás, durante un rato, sea el malo de la película, se equivoque, haga daño a alguien... etc. Porque no sabe que cuando se lanza a experimentar aquello en observación, con entrega absoluta, dispuesto a lo que sea, hay un observador más veloz que le va encaminando hacia un lugar de absoluta convergencia e inclusividad. Pero sin estar dispuesto a VER ese 57, ese malo, ese TONTO, no hay BRILLANTE. La espontaneidad no llega desde la norma, sino de un reset intermedio en el que me lanzo a la exploración de todo lo que excluí.

Taller Intensivo de Córdoba (957) días 7 y 8 de Noviembre. Una invitación a la exploración del 57 interior y a la activación de este potencial en convergencia. 6.0
Más info: contactounkido@gmail.com

Taller Intensivo de Ourense (988) días 24 y 25 de Octubre. Una invitación al reset mental, al 3.0 que permite el 6.0 de la energía.
Más info: contactounkido@gmail.com

Comentarios

Entradas populares de este blog

Confianza Ciega

Realidad Negada

Una IN-UTIL en la profesión