Ir al contenido principal

El miedo: esa exquisita y delicada bisagra mental



"El miedo mental imita al miedo biológico, que existe para salvar nuestra vida, para que, si un día llego al borde del abismo, el miedo me avise de que dé un paso hacia atrás para mantener mi cuerpo a salvo.

La cuestión es que el miedo mental se coloca justamente delante de lo que somos, actúa como si estuviera salvaguardando nuestra vida, y la vida de los demás. Tememos mostrar nuestra ira, nuestra reacción animal, entonces la escondemos para no hacernos daño y no herir al otro. Como le damos toda la credibilidad a nuestro pensamiento, creemos que si nos permitimos mentalmente hacer aflorar esa ira, vamos a ir nosotros detrás, en lo concreto, a expresarla, y vamos a entrar en un conflicto. Otras personas actúan al revés, mostrando rápidamente la reacción, porque tienen miedo a sentir que se reprimen, tienen miedo a ser obedientes, a no mostrarse “tal y como son”. En ambos casos estamos dando más importancia a nuestra naturaleza instintiva, por encima de nuestra naturaleza real. El primero por represión, el segundo por arrastre. 

Como le damos tanta credibilidad a nuestros pensamientos, creemos que si nos permitimos observar toda la secuencia de pobreza que tenemos en nuestra cabeza, que si la "aceptamos", se nos cumplirá proféticamente. Y no vemos que es permitiendo la secuencia completa, en nuestra mente, aceptando plenamente todas aquellas vías precedidas por el temor, como se convierten en intransitables.

El miedo, entonces, nos permite experimentar ese no ser lo que somos por un tiempo, nos permite actuar desde el papel de reprimir, o desde el papel del contestatario automático o reactivo. Porque el miedo solo busca protegernos, como lo hace en la biología.

El miedo es pues esa delicada y exquisita puerta que tiene el doble sentido de meternos en la distorsión de pasarnos la vida buscarnos ser “alguien”, y la salida de aquella distorsión. Tiene el doble sentido de sacarnos del propósito y llevarnos a una vida en la que pasamos el tiempo detrás de la energía, detrás de las sensaciones, detrás de las imágenes, detrás de la felicidad...; o bien, de mostrarnos la salida de esa distorsión.

Así, una de las más sutiles trampas que nos encontramos con el miedo es “derivar” el propio miedo, buscar la despreocupación de los asuntos, quitárrnoslo de encima, encargarle a una entidad deídica las situaciones que me asustan... etc. Por un tiempo, quizás incluso me funcione; pero el miedo sigue ahí, y una nueva proyección vendrá que me permitirá sentir su presencia, la puerta sigue estando para que sea vista como tal, no para que sea salteada, huída o derribada.

¿Por qué no empezar a ver al miedo como la exquisita puerta de diamantes que es?.

El miedo te pone un director de vida ajeno a lo que eres, y también te lo devuelve.

El miedo, esa exquisita y delicada bisagra mental."

(MIEDO: 13+9+5+4+16 = 47)

Comentarios

Entradas populares de este blog

52

Día 9-9-2017
252, -113

Tras el terremoto en México (52) y con los huracanes en activo por las costas de EEUU (1) y las islas del Caribe (Cuba 53...etc), y supongo, huracanes y terremotos internos en cada uno de nosotros, me doy cuenta de la importancia de este movimiento de torsión (8,1-8,4) en el 52.

Hemos estado viendo estos días muy intensamente, la importancia de asumir y ad-mutar, tomar en propiedad mis sentires, que me hace percibir el inconsciente del circuito, la lógica que hay detrás de cómo están codificados mis circuitos. Esta toma de propiedad, en algún momento, la Tierra la tomó y ahora estamos viendo cómo es que lo hizo.

De una autonegación que nos lleva a poner toda la culpa fuera, o a cargarla internamente sin posibilidad de mutación, a un asumir el circuito para poder tomar conciencia y gestión de él, lo cual da la ad-mutación de la culpa y su funcionalización. Aprender a colaborar, a relacionarnos linealmente entre unos y otros, a través de tomar conciencia de la …

De cómo la negación tapa lo que debe ser visto

"Ya sabemos todos que el dinero es solo un medio y no un fin en sí mismo. Sin embargo, para el programa de supervivencia el dinero se convierte en un fin en sí mismo. De modo que si no vemos esto, estamos viviendo en la incoherencia de que, conscientemente nos decimos que el dinero es solo un medio, pero nuestro inconsciente, movido por el programa de supervivencia funciona sintiendo y viviendo la “realidad” de que conseguir dinero es su fin.

Esta incoherencia se produce porque los programas quieren imitar al original, y como desde la perspectiva del original, el dinero es simplemente un medio, el programa va a hacer como que no le importa el dinero, sin embargo, está tapando el mecanismo real por el que nos manejamos.

Todo el tiempo que el autoengaño está activo, es tiempo que tardamos en mutar algo que debe ser transformado, y es tiempo de mantenernos en el sufrimiento.

VER lo que está en las capas inconscientes solo se produce con un ejercicio de sinceridad con el programa. Si…

Los peligros en el sistema económico

Es impresionante a veces lo que nos aleja de la evidencia, el tratar de sostener nuestros argumentos. Sostener la veracidad de los modelos lógicos que utilizamos, sostener nuestras razones, porque sostienen, a su vez, estructuras económicas con las que las personas sobreviven.

Hoy leía esta noticia en la que se relaciona a la psicosis y la esquizofrenia con el consumo del cannabis. http://www.elcorreo.com/sociedad/mitad-jovenes-psicosis-20180324222948-nt.html?edtn=bizkaia Es decir, al “medio” que se utiliza para tratar de calmar un vacío, de sustituir un faltante, se le considera la causa del síntoma. No solemos ir a lo profundo de ese vacío, de ese faltante, como causa primaria del consumo de ese cannabis, sino que externalizamos los daños, porque es realmente conveniente para generar todo tipo de proyectos en los que se vende la curación de la adicción, lo que no hace más que abrir otras adicciones sustitutas. Adicto a los programas de salir de la adicción.

Con la enfermedad físic…